Nueva ley de emprendimiento en Colombia

Nueva ley de emprendimiento en Colombia

La expedición de la reciente Ley 2069 del 31 Diciembre del 2020, constituida como Ley de Emprendimiento,mvtiene como objetivo propiciar el crecimiento, así como procurar la consolidación y sostenibilidad de las empresas, con el fin de aumentar el bienestar social y generar equidad entre estas.

Cabe señalar que esta nueva ley estableció un marco regulatorio para potenciar el emprendimiento, facilitando la reactivación económica de las empresas todo ello con el objetivo de facilitar su creación, formalización y desarrollo empresarial.

Sin lugar a dudas la presente ley, pretende reducir el número de cargas y trámites que deben llevar a cabo los emprendedores, logrando tener acceso a más recursos que les permitan desarrollar sus negocios, impulsando la llegada de más participes al sistema de inversión y financiación del país, entre otras.

En ese orden de ideas, indicar dentro de las medidas establecidas, como el INVIMA le corresponderá establecer tarifas y porcentajes diferenciadores que deberán pagar las pequeñas y medianas empresas, por lo que en este sentido las microempresas, incluyendo los pequeños productores, quedarán exceptuados del pago de tarifas para la expedición, modificación y renovación de los registros ante este instituto nacional de vigilancia.

De igual manera brindará la posibilidad de llevar una contabilidad simplificada, todo ello con el propósito de simplificar el trabajo de las microempresas, por lo que la ley faculta al Gobierno para que autorice a las microempresas obligadas a llevar contabilidad para que estas la adelanten de una manera simplificada, emitiendo estados financieros y revelaciones abreviados.

Así mismo, el Gobierno Nacional promoverá el modelo de franquicias como alternativa para el emprendimiento y la expansión de MiPymes, por lo que en materia de MiPymes relacionadas con el sector agropecuario cuyas iniciativas de producción estén enfocadas en la mejora técnica, sostenibilidad, cuidado de agua o desarrollen impactos ecológicos y ambientales, sean beneficiarias de un programa de capacitación especial contando con un sello de reconocimiento que acompañe las marcas de sus productos.

Atinente a las compras públicas, se amplían los mercados y promoción a las MiPymes, así como emprendimientos y empresas de mujeres, facilitando su acceso al mercado de compras públicas con requisitos diferenciales, puntajes adicionales en las diversas modalidades de selección de contratistas como son licitación pública, selección abreviada de menor cuantía y concurso de méritos entre otras.

Por otra parte, el Gobierno Nacional promoverá inversiones en Ciencia, Tecnología e Innovación para el sector agropecuario y agroindustrial, mediante distintas estrategias como fondos consolidados y apalancamiento de recursos, construyendo alianzas para la llegada de recursos del sector productivo.

En materia de digitalización y virtualidad, la norma concede un plazo de seis meses para que el gobierno reglamente la firma electrónica y digital en el país; sin embargo, en este aspecto es evidente que el país necesita impulsar el desarrollo de estrategias esenciales como la seguridad de las transacciones financieras, la libre y óptima conectividad entre la población, así como la vigilancia exhaustiva de los organismos y autoridades competentes que garanticen la idoneidad e integridad durante los procesos de compra digital.

Aunque nuestro país con esta nueva legislación podría convertirse en un referente de emprendimiento a nivel latinoamericano, es necesario desarrollar otras iniciativas que abarquen mayores variantes para lo que el emprendimiento empresarial representa, siendo una de ellas los negocios por canales virtuales entre otras.

El poder de los abrazos que nos ha robado la pandemia

El poder de los abrazos que nos ha robado la pandemia

Por Gladys G. de Bothe
Psicóloga Clínica

Muchas cosas hemos perdido, muchas otras hemos ganado y muchas más hemos aprendido durante el duro reto del 2.020… En una guerra todos sufren, y este año nos ha tocado librar una batalla contra el Covid-19 que nunca imaginamos tener que experimentar, en la que algunos lo han perdido todo y otros hemos sobrevivido con la esperanza y la fé de que todo pueda ser mejor, procurando en todo momento reinventarnos para llegar a ser la mejor versión de nosotros mismos. Es momento de agradecer lo que tenemos y de valorar en la justa medida lo que realmente es importante en la vida, como el amor de la familia y de los amigos, la salud y las cosas simples de la existencia.

El obligatorio distanciamiento social ha impactado de manera importante la socialización de niños, adolescentes y adultos. El hecho que el ser humano sea sociable por naturaleza, explica por qué estemos tan afectados al no poder compartir espacios laborales, académicos o recreativos como siempre lo hacíamos. La virtualidad ha sido un recurso maravilloso, pero definitivamente insuficiente, pues no somos máquinas, necesitamos del contacto físico y presencial para sentirnos amados, escuchados y comprendidos.

Eso de saludarnos “dándonos el codo” es absolutamente impersonal. Decir un “Hola” a distancia y detrás de un “tapabocas” y una “careta”, que no permite acompañar el saludo con una sonrisa ni una expresión facial, nos impide hasta reconocer a la persona que nos saluda, así nos haya tocado aprender a sonreír con los ojos.

Definitivamente no hay como los abrazos para expresar afecto en todos los niveles. Los abrazos son terapéuticos, los abrazos logran que nos sintamos amados y valorados; los abrazos calman, arrullan, acompañan y son la más poderosa herramienta para decirle a alguien que nos importa.  Puede que un abrazo no tenga la solución al problema que nos ocurre, que ni aleje o haga desaparecer lo que nos rodea, pero su magia recompone nuestras heridas, alivia nuestro sufrimiento y nos transmite que más allá de lo ocurrido, hay alguien que nos quiere y se preocupa por nosotros.

Abrazar es acariciar el alma de la otra persona y proporcionarle un refugio entre nuestros brazos. Un gesto pequeño pero repleto de sentimientos que cura y recompone a nivel emocional. Abrazar es hablar el lenguaje del corazón. El abrazo es un excelente medio de comunicación que no necesita ser hablado ni expresado a través de las palabras. Los abrazos son momentos repletos de felicidad capaces de emocionar hasta al corazón más duro porque tienen el poder de traspasar corazas. Cada abrazo alberga diferentes intenciones pero siempre lleva consigo el establecimiento de un lenguaje simbólico entre la persona que lo da y la que lo recibe. Un mensaje que todo el mundo percibe pero que solo ellos entienden: el lenguaje secreto del afecto.

El contacto físico expresado a través de los abrazos es necesario para nuestro bienestar tanto individual como social. Un buen abrazo sincero en el momento oportuno es una gran muestra de amor y apoyo, y puede ayudarnos mucho más de lo que imaginamos, incrementando nuestra felicidad al sentirnos queridos, comprendidos, acompañados pues alivia las penas provocando una sensación de refugio y de paz en nuestro interior.

Es importante que este simple gesto esté presente en la vida de nuestros niños. Les ayudará a sentirse seguros, protegidos y queridos; podrán conocer y aprender los beneficios emocionales del abrazo. Aprenderán a sentirse cómodos con el contacto físico, y a expresar y  recibir el cariño de esta manera.

Beneficios que nos ofrecen los abrazos:

  • Alivia el estrés y la ansiedad. La producción de serotonina junto con el descenso de cortisol (hormona que favorece el estrés), supone también una reducción en los sentimientos de enfado, estrés, ansiedad o angustia.
  • Libera la tensión del cuerpo al equilibrar y activar nuestro sistema nervioso.
  • Mejora el sistema inmune: Al recibir o dar un abrazo nuestro sistema inmunológico se activa y aumenta la creación de glóbulos blancos.
  • Relaja los músculos: al ser la oxitocina antiinflamatoria cuando abrazamos nuestros músculos se relajan.
  • Reduce el riesgo de padecer demencia.
  • Rejuvenece el cuerpo: Cuando damos un abrazo, estimulamos el proceso de transporte del oxígeno a los tejidos. Gracias a esto, prolongamos la vida de las células, evitando que envejezcamos. ¡Así que abracemos mucho para estar más jóvenes!
  • Aumenta nuestra seguridad y confianza: la generación de oxitocina produce un aumento de confianza y reducción del miedo social.
  • Es uno de los mejores consuelos para recuperarnos de un estado de tristeza, bloqueo físico o emocional.
  • Cuando no sabemos cómo expresar con palabras, un abrazo puede ser la mejor expresión emocional.
  • Facilitando el sentimiento de empatía.
  • En situaciones de soledad, un abrazo nos hace sentir acompañados.
  • Generan un sentimiento de agradecimiento.
  • Incrementa la autoestima.
  • Estimula la oxitocina, provocándonos alegría.
  • Libera dopamina, hormona de la motivación y el buen humor.
  • Nos ayuda a comunicarnos y transmitir emociones sin palabras.
  • Ayuda a disminuir la sensación de soledad, dolor y tristeza.
  • Equilibra el sistema nervioso cuando estamos alterados.
  • Nos ayuda a superar momentos difíciles

Resulta imposible enumerar todos los beneficios que reporta un abrazo, ya que habría que detenerse en cada situación específica, observando el contexto, el motivo, las personas implicadas y la historia de cada una, pero podemos estar seguros de que un abrazo sincero brindado o recibido tiene un poder impresionante en todo ser humano.

Lo mejor es comprobar siendo partícipes de la experiencia de un abrazo sincero y emotivo, que no existe nada mejor. Por ello, ¡Abracemos, y dejémonos abrazar!

¡EL PODER DE LOS ABRAZOS SEGUIRÁ EXISTIENDO Y NI LA PANDEMIA NOS LO PODRÁ ROBAR!

PARA TODOS UN ABRAZO DE TODO CORAZÓN